Una ventana de oportunidades

MUNDO OVEJERO

¿Existe la inmortalidad de las marcas?

¿Existe la inmortalidad de las marcas?

Nacer, crecer, reproducirse y morir… pues sí, la vida de una marca es muy parecida a la del ser humano pero usualmente no se le da el mismo nivel de importancia, sobre todo porque se asume que las marcas deben crecer por sí solas y es cuestión de tiempo.

 

Por supuesto hay varias diferencias entre los humanos y las marcas, una de ellas es que las marcas pueden vivir por varias generaciones, como Mercedes Benz con más de 130 años, los relojes Blancpain con más de 280 años o la cervecería más antigua del mundo Weihenstephaner de 1,250 años de vida!  Por el contrario, hay marcas que ni siquiera llegan a cumplir el año o que mueren en el intento.

 

A pesar de que existen muchos procesos administrativos que se deben cumplir dentro de una empresa para que una marca se mantenga en el mercado, la construcción de marca es vital, porque en la medida que llegue a engancharse con el público objetivo, evolucionará y trascenderá, permitiendo que los consumidores se apropien de ella, convirtiéndose en parte de sus historias de vida.  Si lo quisiéramos ver gráficamente, la fuente de la juventud de una marca es que cada día más personas consuman o utilicen frecuentemente el producto y lo recomienden.

 

Lograr dicho nivel de acercamiento y enganche con las personas es un reto estratégico y apasionante, que al igual que nos sucede en cada etapa de vida, la rechazarán o dirán que no llena las expectativas o que no es la mejor, pero escuchar y asimilar todas esas críticas serán las bases para una construcción de marca sólida.

 

Si quieres saber, ¿Cuántas generaciones vivará tu marca?  Respóndete, ¿Cuánto tiempo y recurso has invertido en ella, estratégicamente?

 

Acompáñanos en este recorrido para que conozcas los distintos caminos por los que te tocará viajar para llegar a construir una marca y consolidarte en el mercado, nosotros le llamamos el “METODON”.

RECIENTES